Caballeros Descastados (Dreadblades)

Descastado, o Aterrador, es el término aplicado por la Inquisición a aquellos Caballeros del Caos observados fuera de la estructura de mando de las Casas Caídas. Su imprevisibilidad y su capacidad para llevar la destrucción a ejércitos enteros les hace merecedores de ese nombre pues, a diferencia de las inmensas Lanzas Caídas, sus movimientos en solitario pueden pasar desapercibidos a la vigilancia de las fuerzas Imperiales y sólo hacerse patentes cuando una ciudad entera es pasto de las llamas. En el juego, la singularidad de estos individuos se representa mediante sus reglas de Pactos y Maldiciones.

La clase de atrocidades que ha llegado a cometer un guerrero para no ser aceptado ni siquiera entre las filas de los Caballeros del Caos es la materia en la que se forjan las pesadillas. La mayoría son ególatras embaucadores que han llevado a los suyos a la muerte tantas veces para aumentar su gloria personal que nadie en ningún bando confía en ellos. Otros son los últimos supervivientes después de que su Casa se haya enfrentado al exterminio a manos del Imperio en castigo por sus crímenes. Algunos simplemente se niegan a someterse al mandato de nadie y sólo actúan de acuerdo con sus intereses, convertidos en colosales mercenarios que venden sus servicios al mejor postor o sellando pactos con poderosos señores y demonios. Una gran cantidad de ellos procede de Casas que aún son leales al Imperio, para deshonra de éstas. Desarraigados exiliados y llevados a la locura tras siglos de guerra y soledad, nobles resentidos por su propio fracaso o que se consideran víctimas de fracasos ajenos. Algunos son producto de las más mezquinas maquinaciones; prisioneros capturados cuando sus armaduras ya no pudieron seguir moviéndose, encerrados en sus cabinas y sometidos a los horrores de la disformidad hasta convertirse en criaturas enloquecidas que no distinguen entre enemigos y aliados.

AterradoresLa rigidez marcial de los Caballeros Imperiales hace que sean pocas las ocasiones en que el orgullo les lleve por el mal camino, pero nunca se es demasiado cuidadoso en una guerra en la que el espíritu está en peligro tanto como el cuerpo.

Acuden como lobos a la cacería allí donde hay guerra, más saqueadores que caballeros, dispuestos a reclamar su botín o simplemente ansiosos por mancharse con sangre enemiga. No admiten órdenes de nadie y, cuando lo hacen, suele ser por poco tiempo o porque persiguen su propio beneficio. En ocasiones varios Aterradores se han unido en una partida de guerra que ha causado pavor en sistemas enteros antes de que cada uno siga su propio camino, pues el único lugar más peligroso que estar enfrente de ellos es estar a su lado como atestiguan las diversas historias de los Descastados más infames.

Esta entrada fue publicada en Archivo, Caballeros del Caos, Caballeros Imperiales, Historia y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s